Cercados electrificados

El vallado electrificado para caballos puede decirse que constituye una revolución en el sistema de cercados. Sus ventajas fundamentales son: bajo coste, versatilidad, perfecta visibilidad, ausencia de riesgo para el animal y total movilidad. Si está bien instalado y mantenido, constituye una barrera visual, mental y física para el caballo.

El caballo es un animal caprichoso a la hora de elegir el pasto y normalmente ocurre que el aprovechamiento que hace de las praderas es desigual. Puede incidir enormemente en una zona determinada del prado hasta dañar el cultivo, mientras que otras permanecerán intactas. La movilidad del sistema nos permite desplazar el cercado a voluntad para corregir este vicio y optimizar el aprovechamiento.

El cercado electrificado tiene además otra cualidad importante, el respeto que infunde a los animales, ya que los caballos tienden a apoyarse, rascarse y comerse los vallados, algo que a la larga los debilita y deteriora.

El vallado electrificado consiste básicamente en unas piquetas que se clavan en el suelo y que, mediante unos aisladores, soportan unos conductores de electricidad por impulsos que conforman la cerca propiamente dicha. Estos conductores pueden ser de cuatro tipos: alambre, hilo, cordón y cinta Ruban, y, dentro de ellos, existen dimensiones y calidades.

Cercado electrificado de cinta.El alambre, por su peligrosidad, está totalmente desaconsejado para caballos. El hilo de nylon (3 mm.) ofrece poca visibilidad y Lupa aconseja su utilización únicamente como refuerzo y protección de otros vallados. El cordón (6 mm.) es muy útil en zonas muy ventosas ya que ofrece menor resistencia al aire que la cinta, aunque su visibilidad debe ser reforzada para que los caballos lo respeten. La cinta Ruban es la más recomendable. No todas las cintas para vallado electrificado son iguales. El grosor de los hilos conductores, la construcción de la cinta, su resistencia en suma, las diferencia.

Es importante destacar que el caballo ve borroso. Puede ver en un radio de 350º pero, con los dos ojos a un tiempo, únicamente sobre 65º. Tiene una visión pobre, mala perspectiva y dos “puntos negros”: delante de la nariz y detrás de su cuerpo. Además es daltónico, así que ven solamente contrastes de grises, aunque hay estudios sobre los colores más visibles para ellos y éstos parecen ser el marrón y el verde. Ésta es la razón, además de la pura estética, de que se comercialicen cintas de varios colores : blanco, verde, marrón… La cinta blanca tiene la ventaja de permitir observar más fácilmente si el cercado está en buen estado.

El éxito del vallado electrificado estriba en una buena selección de materiales, correcta instalación y un mantenimiento adecuado. Un cercado eléctrico necesita un pastor potente, estar bien aislado y disponer de una buena pica de toma de tierra. Existen pastores a red, de batería y con placa solar.

Como con otros vallados, dos cintas es lo normal y mejor si son tres, sobre todo si hay potros o ponis. La primera vez que utilice cercado electrificado, acerque al caballo al mismo para que reciba una descarga. Más tarde, cuando esté suelto, su curiosidad le hará probar nuevamente y recibirá una segunda descarga que hará que respete el cercado para siempre. Al contrario, si suelta los animales sin más, corre el riesgo de que salgan retozando y atraviesen el cercado y, aunque reciban la descarga, será tarde.

En nuestra tienda encontrará gran variedad de productos para cercados electrificados. Si requiere consejo más personalizado indíquenos el tipo de caballos que introducirá en el cercado, el propósito del mismo así como dimensiones y disponibilidad de corriente eléctrica, todo ello puede transmitírnoslo a través del formulario de contacto


Imprimir   Correo electrónico