LAS SEPARACIONES ENTRE CABALLOS

Cuadra con separaciones ciegas en la zona de comedero

Una pregunta frecuente de los que piensan construir unas cuadras es que materiales utilizar en la construcción y, sobre todo, como hacer las paredes de separación entre los diferentes animales, intentando combinar exitosamente argumentos como : estética, solidez de la construcción, buena ventilación, sociabilidad de los animales, posibles enfrentamientos entre sementales o caballos dominantes, tranquilidad… conceptos aparentemente contradictorios unos de otros.

Las paredes y separaciones de los boxes deben ser sólidas hasta una altura de 1,25 - 1,50ms que es la superficie donde se produce la mayor incidencia de coces y golpes, no solo de los caballos que habitualmente cocean, también de aquellos que se tumban y eventualmente tienen problemas para levantarse. Por encima de esa altura la separación debe continuar hasta una altura mínima de 2,20ms. En climas cálidos la ventilación y circulación del aire tiene más importancia que la solidez, por lo que la parte superior de las separaciones es preferible que sea de reja que ciega. En todo caso, si por deseo de la propiedad van a ser ciegas, no deberían llegar hasta el techo, posibilitando la circulación del aire.

Cuadra con separaciones de hormigón entre caballos.

Respecto a los materiales, si hablamos de la construcción tradicional podemos elegir entre el hormigón, ladrillo y el muy extendido bloque prefabricado de hormigón, como los elementos más usuales. Las paredes de hormigón son muy resistentes, pero frías y muy duras y por ello, potencialmente peligrosas si tenemos un caballo coceador. Con las separaciones de ladrillo obtenemos un box más habitable, pero debemos prestar atención a que las llagas no sean muy pronunciadas para evitar roces y rasguños en la piel de los animales, por lo que en general hay que repellarlas, que es un coste añadido. El bloque de hormigón con su cámara interior mejora todavía más la habitabilidad, pero tiene dos inconvenientes : también hay que repellarlo si queremos evitar daños y se agrietan rompiéndose al taladrarlos para instalar comederos, bebederos, anillas y otros elementos habituales del box, salvo que se rellenen de hormigón y, desde luego, con las coces.

Cuadra con boxes interiores con separaciones entre caballos de reja a media altura

Las separaciones para caballos prefabricadas suelen estar construidas con marcos de acero, con relleno en la parte inferior de lamas machihembradas de plástico o madera. El plástico tiene mucha ventajas : no sufre movimientos con las diferencias de humedad, se puede elegir el color, es resistente a los líquidos, por ello puede lavarse a presión; no es apetecible para roer y, debido a su flexibilidad, es más “blando” y adecuado que cualquier otro material. La madera, debe ser tropical, para que sea resistente. Hay fabricantes que por abaratar utilizan madera de pino o abeto (incluso tratadas) que rápidamente son roídas por los caballos abriendo grandes agujeros y adquiriendo un vicio que nunca dejarán. La parte superior puede ser ciega o con reja total o parcial. En la reja es importante el grosor de los barrotes y, sobre todo, el espacio libre entre los mismos, para evitar que los caballos puedan meter una mano o dañarse en una riña.

¿Son preferibles separaciones ciegas o con reja? depende a quien se pregunte. Es la típica decisión a la que afecta aquello de “cada maestrillo, tiene su librillo”. Hay quien gusta de tener el caballo aislado por los laterales argumentando que si los caballos no se conocen, o tenemos sementales y yeguas próximos, pueden generar problemas y las prefieren ciegas. En general, debido a que los caballos son animales gregarios y sociables, es mucho mejor para su salud mental y física estar en contacto con otros animales próximos. Decimos salud física porque, si a la entrada de una nave de boxes se produce un ruido fuerte y extraño, la caída de un cubo por ejemplo; el primer animal se asustará y hará ruido moderadamente; el segundo, que no ve nada pero que ha oído el ruido del cubo, más el del primer caballo, se asustará aún más y así sucesivamente. Con la reja, ocurre el efecto contrario, que el segundo ve la reacción del primer caballo y reaccionará a menos y de la misma forma el resto de la fila. De todas maneras, existe la posibilidad de contentar a unos y otros, instalando separaciones, de obra o prefabricadas, con rejas parciales; de forma que los caballos puedan verse, pero no cuando están comiendo por ejemplo (como se observa en la foto que encabeza este artículo donde tenemos una separación ciega al lado de la forrajera).

Lo verdaderamente importante es el concepto de la seguridad de los animales estabulados y la seguridad no se traduce siempre por lo más duro y resistente, sino por lo mas “amigable” para que sus caballos tengan una vida cómoda, sin accidentes y sean felices.

Escribir un comentario