EspañolEnglish

Vallados

PDF
Imprimir

Vallado en madera Post and Rail Existen multitud de formas de vallar prados, picaderos y pistas de trabajo o competición. Conocer las ventajas e inconvenientes de todas ellas y, más concretamente su coste de instalación, de mantenimiento, resistencia ante la climatología, seguridad ante posibles accidentes, estética... que son circunstancias todas ellas que condicionarán la elección, parece imprescindible.


Los argumentos a tener en cuenta a la hora de elegir un tipo de vallado son básicamente dos: idoneidad y coste. Un vallado idóneo para caballos es el que ofrece seguridad a los animales frente a posibles accidentes, es resistente a la acción de éstos y duradero en el tiempo. El coste de un vallado viene definido al conjugar distintas variables: facilidad o cercanía de acopio, coste en sí del producto, coste de instalación y, sobre todo, coste de mantenimiento.


Los cercados de alambre y malla ganadera son potencialmente peligrosos

Los cercados de alambre y malla ganadera
son potencialmente peligrosos

En general las alturas óptimas fuera del suelo para los vallados son: para pistas: 120 cm., para prados: 140-150 cm., caminadores, círculos y callejones de salto en libertad: 150 cm. Respecto al número de travesaños o postes horizontales, lo normal es que, si se trata de animales adultos bastará con dos, si hay potritos, serán necesarios tres postes.


Pese a que su uso esté bastante extendido, basándonos en el concepto seguridad, desaconsejamos firmemente tres tipos de vallado: el alambre, el metálico y el prefabricado de hormigón.


El alambre es causa frecuente y reiterada de lesiones irreversibles en los animales.


El tubo, tan usual en nuestras yeguadas y clubs, es un material rígido que no absorbe el golpe, que tiene una colocación costosa y un gasto reiterado de mantenimiento que incluye miniado y pintura.


Dolorosa consecuencia de un vallado inapropiado

Dolorosa consecuencia de un
vallado inapropiado

El prefabricado de hormigón es frágil hasta su colocación, precisa hormigonado, es rígido y la intemperie lo deteriora con el paso del tiempo.


Sería prolijo explicar aquí todas las formas de vallar y combinaciones posibles, pero fruto de su comparación y de la experiencia, es la oferta que a continuación resumimos. Todos los vallados presentados son comercializados por LUPA y, si es de su interés, nos ocuparemos de su transporte e instalación, mediante el oportuno presupuesto previo y sin compromiso.



Los precios están en la Tienda